Proyecto Mutún

Los petroglifos de Mutún (Prov. Germán Busch, Depto. de Santa Cruz, a unos 27 kms. al sur de Puerto Suárez) pertenecen a los más importantes sitios de arte rupestre en el oriente boliviano y han sido destacados por muchos viajeros e investigadores. Considerando que el sitio ha sido afectado gravemente por un camino carretera que pasa encima de los mismos grabados y que ahora se está a un paso de las obras de extracción de mineral de hierro, la Sociedad de Investigación del Arte Rupestre de Bolivia (SIARB), en la persona de su representante en Santa Cruz, el Sr. Carlos Kaifler, ha hecho un gran esfuerzo para documentar estos grabados. Se llevaron a cabo varias misiones entre enero y junio del año 2006 logrando una amplia documentación gráfica. En total, el Sr. Kaifler estuvo 15 días en el campo en los trabajos de documentación registrando centenares de motivos rupestres. La SIARB está en el proceso de elaborar un documento que se publicará en su Boletín anual Nº 20 de este año. Además, propone la creación de un parque arqueológico que preserve este sitio que forma parte de nuestro patrimonio cultural y que los aproveche en forma racional para el turismo y el desarrollo sostenible.

El centro minero del Mutún

El límite internacional entre Bolivia y el Brasil pasa por el extremo oriental de la Serranía de Mutún, que posee uno de los más grandes depósitos del hierro del mundo quedando 9/10 del yacimiento en Bolivia. El yacimiento fue descubierto en 1845 por el geólogo francés Francis Castelneau y desde esa época se han efectuado numerosos estudios de carácter geológico y económico, siendo los más importantes los de parte de la Misión Geológica Alemana, del Banco Minero de Bolivia, de COMIBOL, SIDERSA, etc.

En agosto de 1985 se creó la empresa Minera (EMEDO) con el apoyo económico de COMIBOL y se inició las operaciones de obtención del mineral con una producción de concentrados de 600 t/mes.

Actualmente está en proceso de elaboración del contrato entre el gobierno boliviano y la empresa Jindal Steel and Power, que otorgaría la explotación del yacimiento de hierro a esta compañía india.

Ubicación del sitio de arte rupestre

El campo de los petroglifos se encuentra en la inmediaciones del centro minero, cerca del antiguo campamento minero y planta procesadora, actualmente abandonados.

Una parte de los grabados se halla en medio del camino en que fueron transportados los minerales durante años.

Se trata de una zona con centenares de motivos en un campo que tiene una extensión de 760 metros y un ancho máximo de 55 metros.

Características del sitio

Los grabados rupestres se elaboraron al nivel de la llanura a 140-160 m.s.n.m. sobre un soporte rocoso del mineral ferrífero. La relativa dureza de la roca favoreció la conservación de los petroglifos porque ofrece una cierta resistencia a la erosión eólica y acuática.

Un análisis detallado permite demostrar posibles diferentes fases de desarrollo en los petroglifos dentro del mismo estilo.

Detalle de los petroglifos en el campo C. (Foto de Carlos Kaifler, SIARB)

Detalle de los petroglifos de Mutún. Se nota la superposición de motivos. (Foto de Carlos Kaifler, SIARB)

En lo que se refiere a los motivos, se presentan signos universales como tacitas (concavidades), círculos, círculos concéntricos, pisadas de pies humanos, pisadas de felino y de ave. Algo especial de este sitio constituye una variedad de figuras floriformes, es decir, círculos o formas alargadas, rodeados con una especie de pétalos. Este tipo de figura no conocemos de otros sitios del sur del departamento de Santa Cruz.

 

A la izquierda: Petroglifo, motivo “pisada de ave”. (Foto de Carlos Kaifler, SIARB). - A la derecha: Petroglifo, figura floriforme. (Foto de Carlos Kaifler, SIARB)

Figura de petroglifos descubierta en medio del camino durante los trabajos de documentación. (Dibujo de Carlos Kaifler, SIARB)

Los estudios de Carlos Kaifler han comprobado que los grabados de Mutún forman parte de un complejo arqueológico que se extiende a la región de Cotumbá en el territorio brasileño, ya que en ambas zonas existen motivos parecidos (según la tipología de la investigadora Maribel Girelli 1994), aunque el sitio boliviano posee también características especiales.

Antecedentes de la investigación

Existen muchas referencias a los grabados de Mutún de parte de diferentes visitantes e investigadores, por ejemplo, en los años 1980 fue estudiado por la investigadora italiana Erica Pia quien incluye dibujos de algunos motivos en sus informes. En 1993 Hugo Boero Rojo menciona el sitio en su obra Enciclopedia "Bolivia Mágica". Sin embargo, es recién en 2006 que el investigador Carlos Kaifler, representante de la SIARB en Santa Cruz, realiza una documentación más extensa.

Peligro de destrucción de los grabados de Mutún

El sitio se encuentra en grave peligro de destrucción por cuatro factores:

1. Por su ubicación en las inmediaciones del centro minero con una planta procesadora de mineral, el sitio ya fue afectado parcialmente.
2. El sitio recibe un notable número de visitantes y ya sufrió actos vandálicos o intentos de documentación dañina, por ejemplo, algunas personas pintaron parte de los grabados con pintura blanca, anulando parcialmente el potencial de investigación especializada como las cronologías absolutas.
3. Una parte de los petroglifos se encuentra en medio del camino en que fueron transportados los minerales durante años.
4. Hace algo más de dos decenios, se construyó encima de uno de los tres campos de petroglifos una estructura de piedras por fines religiosos culturales.

El proyecto del parque arqueológico de Mutún

El proyecto “Parque Arqueológico de Mutún” tiene como objetivos:

1. asegurar la preservación del arte rupestre de Mutún a través de una protección física adecuada (cercado), una administración efectiva (un guardián permanente y guías capacitados) y una concientización de los lugareños y actores involucrados sobre el valor de este patrimonio cultural,
2. garantizar la conservación de los contenidos culturales del arte rupestre de Mutún con un sistemático registro y documentación de los grabados y pinturas rupestres en diferentes formatos y un diagnóstico del estado de conservación, como base científica para su análisis y la planificación de las medidas de conservación posteriores; así como comenzar un monitoreo de conservación a largo plazo con el fin de evaluar el impacto de las acciones presentes.
3. integrar los datos de arte rupestre en un amplio estudio arqueológico y etnohistórico de la región, que permite explicar el desarrollo de los asentamientos humanos,
4. aprovechar este recurso cultural y natural de una forma racional para el turismo, con un centro de atención al turista, infraestructura y señalización que faciliten las visitas al sitio y a la vez den amplias explicaciones sobre su significado,
5. apoyar al desarrollo sostenible de la región con la implementación de talleres y proyectos pilotos para la generación de bienes y servicios, basadas en la iconografía y la significación del arte rupestre del lugar.

Esta propuesta se basa en la experiencia adquirida por la SIARB en casi 20 años en varios proyectos de parques arqueológicos, como Calacala en Oruro e Inmcamachay-Pumamachay en Chuquisaca.

Para lograr dicho proyecto, el Viceministerio de Cultura y su dependencia, la Dirección Nacional de Arqueología, han expresado su decisivo apoyo a la SIARB y han propuesto que el financiamiento principal sea introducido – desde la Presidencia de la República - como cláusula en el contrato con la empresa Jindal Steel and Power. Por otro lado, será muy importante la participación de las instituciones locales y regionales de Santa Cruz, como la H. Alcaldía de Puerto Suárez, la COMIBOL de Mutún y la Prefectura del Depto. de Santa Cruz, instituciones que deben garantizar la administración del parque arqueológico a largo plazo.

El proyecto se ha iniciado con la documentación de Carlos Kaifler y debería proseguir en varias fases, garantizando, en primer lugar, la preservación física de los grabados, la concientización de los lugareños y la capacitación de futuros guardianes y guías. Para tal fin la SIARB ha conformado un equipo interdisciplinario que consta de expertos de arte rupestre y de conservación, arqueólogos, un museólogo y expertos en educación rural.

Finalmente, considerando la importancia cultural de estos grabados y su gran potencial para el desarrollo sostenible de la región, la SIARB apela a las instituciones regionales y nacionales para dec larar al sitio MONUMENTO NACIONAL.

Agradecimiento

Agradecemos el apoyo recibido para este estudio de parte de los curas del Convento San Leopoldo de Puerto Suárez, Padre Leo y Padre Marcus.